¿Sufres de dolor de cadera?

El dolor de cadera suele ser el dolor más frecuente, debido a que se encuentra dentro de las articulaciones que más peso soporta de nuestro cuerpo.

A menudo el dolor punzante es tan fuerte que realizar las tareas diarias resulta un auténtico calvario. Al llegar la noche, la situación no mejora y una noche de descanso pasa a ser una de insomnio.

La gran mayoría de las veces el origen del dolor de cadera es biomecánico, es decir, se produce debido a los malos hábitos a la hora de movernos o descansar.

dolor de caderas

1. Dolor de cadera en la cama

Cuando sufres dolor de cadera en la cama, lo primero que necesitas saber es si te está ocasionando el colchón.

Debes averiguar si el causante es el colchón, ya sea por el tiempo que llevas con el mismo o por las características de este, puede que a pesar de tus preferencias a colchones blandos, tu cuerpo esté pidiendo uno algo más duro o viceversa.

Otra de las causas proviene cuando ejerces excesiva presión sobre tu cadera o la mantiene en una posición forzada durante un largo periodo de tiempo.

2. No ignores el dolor

Andar, correr, subir o bajar escaleras… son acciones normales del día a día que tienen la posibilidad de llegar a provocar afecciones.

Cuando el dolor se hace presente de forma recurrente puede llegar a irradiar el muslo y la rodilla. Es el momento de acudir con un experto porque hablamos de un cuadro que puede ir empeorando en con los años.

Aparece principalmente cuando pasamos mucho tiempo parados o sentados o por las malas posiciones que adoptamos a lo largo del día y que mantenemos como costumbre 

La columna se ve afectada y es cuando se produce el pinzamiento de un nervio vertebral que lo irrita. El resultado se ve reflejado en un dolor de la cadera.

En personas mayores, esta patología puede agravarse hasta el punto de sufrir una rotura de cadera que en más de la mitad de las ocasiones, tras la rotura la persona pierde gran parte de su movilidad pasando a ser dependiente.

cruje la cadera

3. Bursitis

Cuando sentimos dolor en la región del costado de la cadera y en la zona del fémur, es más que posible que tengamos bursitis.

Hablamos de una hinchazón que tiene su origen en la fricción entre los tendones, músculos y huesos. Cuando el dolor se localiza en la cara del costado de la cadera, se llama bursitis trocantérica.

Uno de sus indicios es el dolor nocturno, que hace aparición cuando nos acostamos de ese lado. La sugerencia general es intentar cambiar de posición para no apretar la región afectada.

4. Trastorno o síndrome del piriforme

Se acostumbra confundir con la ciática porque crea un dolor que aparece en la cadera e irradia hacia las piernas. Va acompañado de hormigueo y adormecimiento.

Todos poseemos en la zona de los glúteos un músculo llamado piriforme. Cuando este músculo sufre una sobrecarga o se debilita, el nervio ciático puede inflamarse.

Es el momento en el que aparece  el trastorno piriforme, que debe ser detectado por experto tras revisar al paciente y llevar a cabo las pruebas pertinentes.

5. Tendiniti

Cuando se inflaman los músculos y tendones situados cerca de la cintura tiene lugar una tendinitis de cadera.

Es muy recurrente en algunos deportes como el running, ciclismo o fútbol, pero además lo sufren muchas mujeres con una constitución de caderas anchas, que estimula una sobrecarga en la región.

Comúnmente va relacionada a la bursitis y el mal hace aparición cuando movemos la región y, muy muchas veces, por la noche cuando nos encontramos en reposo.

Hay que evadir cargar bastante peso e intentar hacer más fuerte la región con ejercicios correctos que nos va a indicar un experto.